MOSCÚ (AP) — Dos testigos de Jehová recibieron condenas por extremismo en Rusia y otros cuatro fueron arrestados, de los cuales uno denunció torturas, dijo el grupo religioso el viernes.

Un tribunal de Kamchatka sentenció el viernes a Mikhail Popov y a su esposa Yelena a multas de 350.000 y 300.000 rublos (5.500 y 4.700 dólares) por participar en actividades extremistas relacionadas con su pertenencia a los Testigos de Jehová.

Antes esta semana, la policía allanó unas 40 viviendas de miembros del grupo en Chita, una ciudad del sureste de Siberia, y arrestó a cuatro personas. Una de ellas, Vadim Kutsenko, fue golpeado y recibió descargas de dos hombres que se identificaron como agentes de la Guardia Nacional rusa, dijo su abogado, Artur Ganin, a The Associated Press.

“Le pusieron grilletes, le pusieron un sombrero en la cabeza y sobre los ojos y lo llevaron a una dirección desconocida”, señaló Ganin en una entrevista telefónica el viernes. Los agentes trasladaron a Kutsenko a un bosque, donde lo asfixiaron, golpearon y electrocutaron intentando sacarle una confesión, agregó.

“Ahora está detenido, tiene dolor y está preocupado por su familia, porque fue amenazado con que a su esposa podría ocurrirle algo”, dijo Ganin.

La Guardia Nacional no respondió a una petición de comentarios.

Rusia prohibió oficialmente a los Testigos de Jehová en 2017 y los declaró una organización extremista. El Kremlin ha empleado activamente vagas leyes sobre extremismo contra activistas opositores y minorías religiosas.

Desde entonces, cientos de fieles fueron objeto de cateos, arrestos y denuncias. En total, 28 miembros del grupo recibieron condenas, nueve de ellos de prisión, y más de 300 personas están bajo investigación.