DUBAI, Emiratos Árabes Unidos (AP) — El líder supremo iraní exhortó el miércoles a tener “misericordia islámica” con los manifestantes que han estado protestando contra el alza del precio de la gasolina, aunque el mismo tiempo el gobierno reconoció que sus fuerzas de seguridad mataron a tiros a manifestantes a nivel nacional.

Los comentarios del ayatolá Alí Jamenei, quien tiene la última palabra en temas de Estado en la República Islámica, parecen evidenciar el grado en que las protestas de noviembre estremecieron al régimen teocrático iraní.

Amnistía Internacional calcula que por lo menos 208 murieron en las protestas y en la subsiguiente ola represiva. Irán rechaza las acusaciones, pero no ha divulgado sus propias cifras de muertos, heridos o detenidos.

Las protestas reflejan el descontento popular generalizado desde mayo del 2018, cuando el presidente estadounidense Donald Trump impuso fuertes sanciones económicas y retiró a Estados Unidos del acuerdo nuclear entre Irán y varias potencias extranjeras. Desde entonces Irán ha aumentado sus actividades nucleares y han ocurrido ataques en el Medio Oriente que el gobierno estadounidense atribuye a los iraníes.

La agencia de noticias iraní IRNA reportó sobre la reacción de Jamenei ante el informe de Consejo Supremo de Seguridad Nacional sobre la violencia reciente.

“Mientras más rápido se procesen estos casos, mejor. Y quienes sean sospechosos de pertenecer a una de esas agrupaciones, hay que tratarlos acorde con la misericordia islámica”, declaró Jamenei según IRNA.

Agregó que los que hayan muerto en las protestas “sin haber participado en instigarlas” deben ser considerados mártires y sus familias deberán recibir compensación oficial. “Quienes hayan muerto en balaceras con las fuerzas de seguridad” también tendrán que ser investigados, añadió.

“Consolemos a estas familias que no tenían antecedente penal alguno”, ´dijo Jamenei según la agencia.

Los comentarios más recientes de Jamenei marcan un agudo contraste con unos anteriores en que llamó “delincuentes” a los manifestantes.