BARCELONA (AP) — El técnico de Real Madrid Zinedine Zidane afronta la nueva temporada con Eden Hazard como su nueva figura, pero también lidiando con la indeseada presencia de Gareth Bale.

Zidane raramente dice algo negativo de sus jugadores, pero el mes pasado expresó claramente su deseo de librarse de Bale, diciendo que el club negociaba el traspaso del delantero galés y que su salida sería “mejor para todo el mundo”.

El acuerdo mencionado por Zidane con un club que no especificó no se materializó y Bale, por quien Madrid pagó una cifra récord de 100 millones de euros (132 millones de dólares), sigue en el equipo de Zidane al abrir la temporada de La Liga española en casa del Celta Vigo el sábado.

Los merengues aún tienen hasta el 2 de septiembre para vender a Bale, pero el cierre del mercado de traspasos en Inglaterra reduce grandemente el número de candidatos posibles para absorber su salario anual de 15 millones de euros (16,7 millones de dólares). Reportes en la prensa española dicen que Bale ya rechazó una oferta jugosa de un club chino.

Zidane podría remendar su relación con el astro galés o aislar al jugador mejor pagado en el equipo. También podría dejarlo en la banca con esperanzas de que el club le encuentre un nuevo destino en el invierno.

Bale tuvo su oportunidad de convertirse en el referente principal del Madrid la campaña pasada tras la salida de Cristiano Ronaldo para Juventus. En lugar de eso, él y la mayoría de sus compañeros rindieron por debajo de lo esperado y el equipo quedó fuera de la pelea por un título importante varias semanas antes del final de la temporada.

Zidane regresó al club en marzo, menos de un año después de haber dejado el puesto tras conseguir un tercer cetro consecutivo de la Liga de Campeones. Con el equipo a la deriva, el francés prometió cambios grandes en el verano.

Deshacerse de Bale, que ha oscilado entre goles espectaculares y ser criticado por los hinchas por su juego, debía haber sido la pieza central de esos cambios.

HAZARD Y LOS DEMÁS

Aunque Madrid no ha conseguido encontrar un nuevo club para Bale, fortaleció exitosamente el equipo_ y las expectativas de los hinchas _ al traer a Hazard de Chelsea.

Luego de varias campañas sin fichar a un astro consolidado, dedicándose a adquirir jóvenes promesas, el presidente del club Florentino Pérez cambio de táctica, luego de una campaña en la que se extrañaron los goles de Cristiano.

Hazard llegó por casi 100 millones de euros (113 millones de dólares), aparte de añadidos, superando el récord previo de Bale.

El volante belga liderará un equipo que tiene ya a Luka Modric en el mediocampo y Karim Benzema tendrá competencia como delantero con el arribo del joven serbio Luka Jovic de Eintracht Frankfurt.

También se fortaleció la defensa con la adquisición del central portugués Eder Militao del Porto y el lateral izquierdo Ferland Mendy de Lyon.

Solamente Dani Ceballos y Marcos Llorente, dos suplentes la campaña pasada, salieron.

Mariano Díaz, Francisco "Isco" Alarcón y James Rodríguez, de regreso tras un préstamo al Bayern Múnich, siguen con el equipo pese a conjeturas de que serían vendidos.

Marco Asensio, que esperaba recuperarse tras una floja temporada, estará fuera por varios meses tras sufrir una grave lesión en la rodilla derecha.